Ecología


El hielo ártico ha alcanzado el mínimo desde que se realizan medidas de su superficie, es más, en los últimos seis años se han producido seis mínimos. La velocidad del deshielo está superando las previsiones más pesimistas y se espera que en pocas décadas el Ártico quede libre de hielo en verano, lo que significa que una enorme extensión que actualmente refleja luz solar pasará a absorberla, incrementando el calentamiento global. ¿Creen que esto es una mala perspectiva? Así debería de ser, sin embargo, los países que rodean al Polo Norte ya hace años que andan en conversaciones para repartirse el pastel que ellos consideran, y dan por hecho, que quedará libre de dueño: nos referimos a rutas comerciales, pesca y petróleo. La inteligencia evolucionó para que pudiéramos mejorar el presente pensando en las consecuencias futuras de nuestras acciones. Quizás deberíamos cambiar la categoría taxonómica en la que llenos de narcisismo nos hemos autoclasificado. ¿Homo Sapiens?

Para más información: El País.

El momento nos puede, ¿quién difiere una gratificación? ¿Quién deja de disfrutar de algo agradable por razones que atañen a otros, a otras especies? Ya lo sabemos, es nuestra animalidad y nadie escapamos a su impulso (¡qué sospechosa era la vehemencia indignada de aquellos puritanos ingleses que, en la época de Darwin, no querían admitir su parentesco con los monos!). El problema es que nos está llevando a un desastre. Solución: no verlo. El siguiente vídeo te muestra el efecto de la contaminación de objetos de plástico diversos que flotan por el oceáno, especialmente en el Pacífico (en una entrada previa ya nos habíamos hecho eco de este asunto). El vídeo está tomado en la mítica isla de Midway, de nuevo atacada por un ciego enjambre de objetos inanimados que un día estuvieron en nuestras manos.

MIDWAY : trailer : a film by Chris Jordan from Midway on Vimeo.

Visto en Fogonazos.

Y no nos referimos a que consideramos de mero sentido común valorar la comprensión que esta imprescindible ciencia nos aporta, y nos aportará en el futuro, acerca de la complejidad enorme del sistema global del que formamos parte. Dicho sea de paso, este es el gran problema, la intrincada dificultad de un ecosistema, que hace difícil para nuestra animalidad resistirse a olvidarla en aras de una inmediatez agradable. Ya lo decía el filósofo Spinoza: que el hombre racional puede comparar el presente con el futuro y elegir en consecuencia, a diferencia del ignorante que siempre estará anclado al presente, aunque éste pueda ser potencialmente catastrófico. Siguiendo con este hilo nos resulta difícil de imaginar un ejemplo más paradigmático de ignorancia que el protagonizado por el, de nuevo presidente ruso, señor Putin, al que escuchamos, ya hace años, decir jocosamente que a los rusos un par de grados de más no les venían mal. Cuando hace dos veranos padecieron una ola de incendios descomunal causada por la extrema sequedad en su país no tuvo problema para echarle la culpa al cambio climático. Sin comentarios.

En realidad nos referimos a que nos llevamos bien con el Departamento de Ecología de la Universidad de Málaga, en concreto con dos de sus investigadores, Francisco Gordillo y María Segovia. Desde hace años han colaborado ocasionalmente con nosotros aunque en el IV Encuentro de Ciencias Bezmiliana han escalado un peldaño más y han montado un estand en el que nos mostraron sus trabajos. Dedican sus esfuerzos a la comprensión de los mecanismos básicos de regulación en la base de la cadena trófica marina y, por tanto, a determinar el posible impacto (¿todavía alguien duda de que sea importante?) del cambio climático en un punto tan sensible del sistema Tierra, globalmente considerado.

Admiramos su doble compromiso, científico y social, y nos negamos a sacralizar como modelo canónico de lo bueno aquello que sólo representa un beneficio económico inmediato. ¿Estamos tan locos como para haber encumbrado más la codicia que la nobleza? Certificamos la nobleza de nuestros compañeros y amigos, la importancia de sus trabajos, y la apoyamos dejando la dirección del blog en el que nos contarán su campaña de investigación de campo de este año en aguas noruegas,dirigiendo un equipo internacional:

http://phytostress.wordpress.com/

Por otra parte han tenido el detalle de dejarnos publicar dos de las investigaciones de su grupo, en formato panel, en nuestra Revista Digital de Ciencias:

“DNA damage recovery after chronic UV exposure avoids cell death in the unicellular chlorophyte”

Autores/as: Candela García, M. Teresa Mata, Félix L. Figueroa y María Segovia.

“Study of superoxide dismutase and catalase enzymatic activities in phytoplankton under UV exposure”

Autoras: M. Rosario Lorenzo, Josée Nina Bouchard, C. García Gómez y María Segovia.

¡Muchas gracias y mucho ánimo a todo el grupo y particularmente a María y Fran!

Por si todavía alguien albergaba dudas sobre el calentamiento global nuevos datos están confirmando los peores escenarios que se planteaban hace años sobre la evolución del hielo ártico. Entonces se decía que los modelos podían predecir un futuro u otro en función de los valores que diéramos a ciertos parámetros todavía no bien conocidos aunque ahora hay que indicar que no hablamos de predicciones inciertas sino de datos reales obtenidos in situ.

Mientras tanto la cumbre del clima que se está realizando ahora mismo en Durban (Sudáfrica) podría acabar, dados los negros nubarrones que se ciernen sobre esta reunión, con la sustitución del protocolo de Kioto por…¡nada! ¡Vamos bien!

Más información sobre nuevos datos del deshielo ártico: El País.

Más información sobre la cumbre de Durban: El País.

Conocimos a Francisco Javier López Gordillo antes por videoconferencia que en persona, antes muy lejos (en el centro de la fotografía en la Antártida) que cerca (para entender esto ver el siguiente enlace de este mismo blog), y de ambas maneras nos produjo la misma buena impresión: alguien apasionado por su trabajo, buen comunicador, científico pero también comprometido con los servicios (en este caso más bien la alerta) que la ciencia puede aportar al bien común. Este mismo año también nos impartió una magnífica conferencia sobre cambio climático y le comentamos la posibilidad de que participara con un artículo en nuestra Revista Digital de Ciencias. Nos dijo que sí y lo ha cumplido.

Para acceder al trabajo haz clic aquí.

¡Muchas gracias Fran!

Nuestro compañero, y miembro del Club Científico Bezmiliana, José Manuel López Benítez dirigió un conjunto de 10 paneles sobre Biodiversidad en la provincia de Málaga a alumnado de 1º de Bachillerato del IES Bezmiliana. Presentados al Concurso “Málaga Biodiversa” junto con otros 40 trabajos más de otros centros de la provincia fueron seleccionados 18 de ellos para la fase final (entre ellos cuatro de los nuestros). Finalmente el lunes se procedió a la entrega de los premios: obtuvimos un primero y un tercero.

¡Enhorabuena a Beni y a su alumnado!

En la fotografía parte del alumnado premiado junto con Beni y Paco, el director del instituto.

La Revista Digital de Ciencias Bezmiliana publica todos los trabajos premiados y finalistas:

Primer premio: Biodiversidad en los Montes de Málaga.

Tercer premio: El río Guadalhorce: fauna y flora.

Finalistas: Biodiversidad en Fuente Piedra.

                     Biodiversidad en los espacios naturales.

Enlaces con información sobre el evento:

Andalucía creativa (1)

Andalucía creativa (2)

Ni con crisis económica se ha parado la tendencia creciente en las emisiones de dióxido de carbono. Cuando hace años los autollamados negacionistas del cambio climático nos recordaban, interesadamente, la obviedad de que las perspectivas de predicción que el IPCC enunciaba en sus informes eran sólo el resultado de modelos numéricos que podían ser falibles, no imaginábamos que muy pronto dispondríamos de datos para validarlas. Desde entonces se están confimando los modelos predictivos más pesimistas y un horizonte en torno a los cuatro grados de incremento medio de la temperatura este siglo va apareciendo ya con cierta claridad.

Aunque estamos cegados por el resplandor de la crisis en curso, las perspectivas de los posibles efectos desequilibrantes a todos los niveles de cifras como las citadas podrían ser los gérmenes de futuras crisis peores aún que la actual.

Más información: El País

Hace unas semanas se puso en contacto con nosotros una representante de la Asociación de Educación Ambiental El Bosque Animado. Ya desde el principio hubo feeling por dos razones: porque su nombre nos recuerda una magnífica película dirigida por José Luis Cuerda (“¡Alto, me caso en Soria!”, los que la hayan visto comprenderán) y porque la gente que se dedica a la educación ambiental tiene que ser especial con una muy alta probabilidad. No pudimos ayudarlos con su petición de un local para un sábado pero nos alegramos al saber que podían resolver el problema y lo que sí hacemos es publicitar y recomendar el Taller que organizan para finales de enero en Algarrobo. Como ellos mismos dicen:

Para personas interesadas en aprender a identificar las diferentes especies de aves marinas costeras del Sur de la Península Ibérica, y sus técnicas de estudio. Interesados en conocer una de las aréas importantes para la conservación de las aves marinas (IBAs): “Bahía de Málaga – Cerro Gordo”.

Os dejamos dos referencias por si estáis interesados: su página web y un correo electrónico para ponerse en contacto con ellos y en su caso solicitar la preinscripción del taller (fecha límite el 21 de enero).

http://aeaelbosqueanimado.blogspot.com

aeaelbosqueanimado.talleres@gmail.com

Para una crónica del mismo taller el año anterior ver el siguiente enlace:

http://aeaelbosqueanimado.blogspot.com/2010/01/taller-aves-marinas-en-la-costa-de.html

Muy recientemente hablábamos de la tomadura de pelo que ha supuesto la sentencia por publicidad engañosa a la empresa comercializadora de las pulseras Power Balance. Hemos encontrado un artículo publicado por el diario El País sobre la edad dorada que están viviendo los productos milagro. Adheridos cual rémora persistente a la fascinación por los fenómenos naturales más curiosos y extraños, magnetismos por aquí y vibraciones cuánticas por allá, los charlatanes, pillos y timadores de toda la vida han sofisticado su mercadotecnia y su puesta en escena al rebufo de los pingües beneficios que han conseguido arrancar a los incautos que muerden el anzuelo. Entre éstos últimos destaca ni más ni menos que la Ministra de Sanidad (ver fotografía). Es algo así como si el Ministro de Justicia luciera antifaz o el Secretario de Estado del Deporte llevara colgando la ampolla de EPO del cuello. ¡Un poquito de por favor!

Para ver el artículo citado, que recomendamos, haz clic en el siguiente enlace: El País.

El escepticismo, la duda razonable, como decía el filósofo Fernando Savater, es como bucear sin bombonas: queremos bajar muy profundo, y por eso aguantamos la respiración, pero sin duda el objetivo final es salir de nuevo al aire limpio de la certeza. Una cosa es la necesidad de evidencias que corroboren una determinada posición y otra cosa es hacer pasar por sano escepticismo la cabezonería, la irracionalidad o, peor todavía, una postura interesada. ¿Podemos merecer respeto intelectual por una mera negación sin ánimo de confrontación empírica y sin ánimo de desentrañar una verdad? ¿Es respetable un negacionista de cualquier cosa así sin más? ¿Son respetables los negacionistas de los crímenes nazis? ¿Lo son los negacionistas de la teoría de la evolución? ¿Por qué no un negacionista del carácter angular de la molécula de agua? ¿Y qué hay de los negacionistas del cambio climático, que así se han autodenominado?

Va dejando de ser motivo de controversia y convirtiéndose en un hecho empírico que estamos inmersos en un cambio climático rápido y global. Te enlazamos con una reseña periodística de un estudio que ha medido la temperatura de lagos a lo largo de todo el globo con datos tomados por satélite (ver fotografía relativa a la zona del lago Michigan) y también con un resumen del estudio mismo. Curiosamente un grupo de investigación del Club Científico Bezmiliana realizó un trabajo sobre el cambio climático en Málaga y descubrimos variaciones de temperatura similares a las descritas en el estudio referido. Los datos los tomamos de los registros realizados en el aeropuerto de Málaga durante varias décadas y, por si un aumento de la actividad aérea hubiera influido, conseguimos los datos de una sonda del mar de Alborán, a muchos kilómetros de distancia y sin actividad humana cercana alguna, que registraban valores también similares. ¡Demasiada casualidad!

Hay un enorme cuerpo de evidencia que converge en la misma conclusión: ¿por qué darle más vueltas? ¿Para evitar tener que pasar a la fase resolutiva y mientras tanto seguir bailando con la misma música?

Más información: El País

Resumen de la investigación original: Geophysical Research Letters

« Previous PageNext Page »


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Powered by  IdeaSur Technology, S.L.